miércoles, 29 de diciembre de 2010

Las Mascotas

Durante mi infancia desarrollé una fobia indescriptible hacia los perros. El lugar donde comenzó esa pánico fue en una quinta en Villa Elisa, donde muchos fines de semana visitabamos a un grupo de amigos de mis padres. La casa se encontraba plagada de canes de las más diversas razas: dálmata, ovejero alemán, boxer, doberman, etc.
Descender del auto era enfrentarse con la muerte y la única salvación era correr con todas las fuerzas posibles para escapar de esos cuadrúpedos salibantes.
Mis padres me decían que sólo querían jugar conmigo y que no me harían nada.
En mi mente, en cambio, la persecución era parte de un plan para devorarme.
Para contrarestar tal efecto rezaba para mis adentros un verso enseñado por mi abuela: "San Roque, San Roque, que este perro no me toque".
Era curioso, pero al hacerlo, las bestias se alejaban y me dejaban en paz.
Muchos años después comprendí que no se trataba del amparo de San Roque, sino de no demostrar ansiedad y permanecer quieto.
Hoy ya superada en gran parte la fobia, observo con curiosidad como existe un numeroso grupo de personas que ama a los animales. Un amor enfermo, obsesivo, fetichista. La mascota como objeto de deseo.
Los besan en la boca con más ímpetu que a sus propias parejas, los sacan a pasear por horas relegando actividades mucho más interesantes, los atienden en sus necesidades primarias como si se tratara de un hijo, les brindan el mejor alimento balanceado, los bañan con espumas y aceites.
Cuidado y devoción excesivo hacia los animalitos que tan bonitos son.
Más allá de que esta opinión provenga de un fóbico profesional hacia los animales, creo que algunas personas están un poco desequilibradas por sus mascotas.
Son los que se indignan cuando alguien comenta que no sienta absolutamente nada por un animal.
Son los que se pasan el día entero posteando grupos contra el maltrato animal en facebook.
Son los que no se van de vacaciones porque no saben con quien dejar la mascota.
Son los que entran en una profunda depresión cuando el animalito muere.
Son los que no les alcanza con un perro, entonces tienen nueve y de diferentes razas.
Creo que ninguna mascota siente absolutamente nada por sus dueños.
Son los dueños, quienes necesitados de afecto, de comprensión y compañía, los encadenan a sus miedos, necesidades y obsesiones.
Creen que porque el animal no los muerde los ama, aunque difícilmente el animal haya desarrollado una emoción tan compleja como el amor.
El hombre, en su necesidad de amar, proyecta sus necesidades a la pobre alimaña que poco le interesan los desengaños del corazón humano.
Miguel de Unamuno en su magistral obra "Del sentimiento trágico de la vida" nos alecciona al respecto:  "El hombre, dicen, es un animal racional. No sé por qué no se ha dicho que es un animal afectivo o sentimental. Y, acaso, lo que de los demás animales le diferencia, sea más el sentimiento que la razón. Más veces he visto razonar a un gato que reír o llorar. Acaso llore o ría por dentro, pero por dentro acaso también el cangrejo resuelva ecuaciones de segundo grado."

¿Qué pensarán los animales, no?
Me refiero a las mascotas.

lunes, 27 de diciembre de 2010

"Coco" Borges

Dicen que hacia los años setenta le pidieron a Borges sendas entrevistas los productores de un programa de "Cacho" Fontana y de otro programa de Borocotó "Junior".
"Me negué, por supuesto -explicaba Borges-. ¿Cómo iba a hablar con gente que admitía ser llamada por esos nombres? Es lo mismo que si yo permitiese que me llamaran "Coco" Borges...."

_____________________________________
Extraído del libro "El otro Borges" de Mario Paoletti.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Tres de Mujica

1) En un pequeño restaurante en Colonia (Uruguay), se apareció José "Pepe" Mujica con su mujer en su Escarabajo del ’81. Todos lo respetaban cuando almorzaba y, antes de irse, sacó su billetera y pagó como uno más. Un comensal argentino llamó al mozo que los estaba atendiendo y le preguntó cómo era que le cobraban al presidente de la República.
A lo que el mozo le contestó: “Si no le cobramos, nos mata, y no viene más”.

2) De lo que ganan él como presidente y su mujer como funcionaria, donan el 70% a su partido. Cuando le preguntaron por qué, Mujica dijo: “Porque le debo a mi partido lo que soy, y es norma. Si hasta hoy pude vivir con 4 mil pesos uruguayos y ahora, con mi señora, llegamos a los 7 mil dólares por mes, ¿para qué queremos más?”.

3) En su blog escribió: "En el futuro la honestidad de la clase política va a ser un elemento decisivo en el desempeño del país. Más importante que el desarrollo de la productividad, más importante que la llegada de inversiones, más importante que equilibrio de las cuentas públicas. Cuando se está en posiciones de poder no hay casi ninguna cosa que uno quiera hacer que no vaya a generar un montón de broncas. Si los afectados por el recorte de gastos tienen sindicato, uno se transforma en traidor. Si es un grupo con influencia, van a conseguir que te llamen para interceder 4 diputados y 5 amigos de la infancia, todos con excelente argumentos de porque no deberías decidir así sino asá. Si los afectados tienen un grado más de influencia, harán que salga una nota en un diario, donde se insinúa que la iniciativa que estás por llevar adelante no tienen otro propósito que beneficiar a tu cuñado. Sólo la buena fe te saca del paso y te mantiene en el rumbo.
Si no hay una fuerte vocación de servicio, sonaste, la realidad te va a doblar el brazo y vas a transitar por el camino que tenga menos amenazas.

"De este lado del río somos lo que somos, del otro lado somos los que nos gustaría ser" dice Jaime Roos.
 
Pienso igual que vos Jaime, pero a la inversa.

jueves, 4 de noviembre de 2010

La Final

Una de las cosas que caracteriza a un deportista profesional es la noche anterior a una final. El partido se juega mil veces en la mente, se gana y se pierde. Se elabora la estrategia y la táctica, la defensa y el ataque, la contra-estrategia, los imponderables del juego. Se sueña el final perfecto, la jugada superlativa, el resultado ideal. Brazos en alto, la copa, los aplausos y la gloria en las manos.

El sueño no se concilia. Hay hipervigilancia y ansiedad. El cuerpo está en una tensa calma.

Llega el partido. Nada de lo imaginado es igual a lo que acontece. Todo parece más fácil o más accesible. O espantosamente difícil, porque ese día no sale nada.

Uno se ha entrenado miles de horas, y sabe perfectamente que es lo que tiene que hacer y como hacerlo. Sin embargo, el resultado es una incertidumbre. Esa incertidumbre es la que nos hace jugar el partido en la mente mil veces. Porque solamente allí podemos controlar todas las variables y evitar el riesgo de "salir a jugar".

Luego de muchos años de deporte profesional y de miles de partidos jugados en la cabeza, uno termina comprendiendo que el partido real es el único partido posible. El deportista que sale a ganar, generalmente pierde, porque se olvida de jugar. Y el deportista que cree que va a perder, también pierde, porque se olvida de jugar.

Concentrarse en como será el resultado es un error imperdonable.
Se trata, en cambio, de "salir a jugar" en todo: el deporte, el trabajo, la pareja y la vida.
Hay que salir de la mente.
Hay que salir a jugar.

martes, 5 de octubre de 2010

La otra cara del crimen

Con lo Virtual, no sólo entramos en la era de la liquidación de lo Real y de lo Reverencial, sino también en la era del exterminio del Otro. Es el equivalente de una purificación étnica que no sólo afectara a unas poblaciones concretas, sino que se encarnizará con todas las formas de alteridad.

La de la muerte, que se conjura con la terapia de mantenimiento artificial.
La del rostro y el cuerpo, que es acosada por la cirugía estética.
La del mundo, que se borra con la Realidad Virtual.
La de cada uno de nosotros, que será abolida un día con la clonación de las células individuales.
Y pura y simplemente la del otro, en vías de diluirse en la comunicación perpetua.

Si la información es el lugar del crimen perfecto contra la realidad, la comunicación es el lugar del crimen perfecto contra la alteridad.

Se acabó el otro: la comunicación.
Se acabó el enemigo: la negociación.
Se acabó el predador: la buena convivencia.
Se acabó la negatividad: la positividad absoluta.
Se acabó la muerte: la inmortalidad del clon.
Se acabó la alteridad: identidad y diferencia.
Se acabó la seducción: la indiferencia sexual.
Se acabó la ilusión: la hiperrealidad, la Virtual Reality
Se acabó el secreto: la transparencia.

Se acabó el destino.
El crimen perfecto.
___________________

"El crimen perfecto" de Jean Baudrillard

domingo, 26 de septiembre de 2010

El Rati Horror Show

Enrique Piñeyro, con su tono monocorde, nuevamente nos sacude el árbol con su nueva película "El Rati Horror Show". Se trata de un documental que apunta a señalar las atrocidades que se cometen en nombre de la Justicia. Esa misma justicia que sentenció y condenó a Fernando Ariel Carrera a treinta años de prisión en el penal de Marcos Paz, por lo que fue conocido como la "masacre de Pompeya". El film deja a las claras que no hay una sola prueba que vincule a Carrera con dicha masacre y más bien pone sobre la palestra el prontuario mafioso y delictivo de la Policía Federal, los jueces de la causa y el rol del Estado Nacional.

"...Carrera es el clásico ciudadano de manual del alumno bonaerense que se casó con la novia del secundario, tuvo tres hijos, una gomería a su nombre, el auto, seguro y patente al día. ¿De dónde viene entonces lo del “raid delictivo”? ¿De qué me están hablando? Acaba de dejar a los chicos en lo de la abuela…todavía están los dibujitos de los pibes en el auto… Aquí la manipulación de la prueba es una cosa horripilante".

"...en definitiva, lo que más me impactó fue la tergiversación, por parte de los jueces, de los dichos del testigo. Ese es un delito grave cometido con una impunidad que vos te decís: “Pero, ¿nunca se pensaron que alguien iba a cotejar la grabación de los testigos contra lo que ellos escriben?” A ese nivel de impunidad se manejan jueces de la Nación".

"Hay uno que dice: “No pudo justificar su presencia en el lugar”, y el artículo 14 de la Constitución te habilita para circular libremente, etc. ¿Cómo vas a tener que justificar, por ejemplo, tu presencia en Montevideo y Santa Fe? Si, en cambio, te encontraran en una habitación con un tipo con tres puñaladas… bueno, ahí ya cabe preguntar: “¿Qué estás haciendo aquí?” Pero, en la vía pública... francamente".

"A Carrera le plantan el mismo abogado que defendió a los asesinos de Ezequiel Demonty (el chico que obligaron a tirarse al río curiosamente los mismos policías de la 34)… entonces, seriamente, me parece que son señales muy graves y si encima se insiste, desde el Gobierno, en echarle la culpa a la Justicia por la inseguridad, te estás olvidando de varias cosas. Punto uno: que la Justicia interviene una vez cometido el delito. Está en el fondo de la cadena en la que vienen educación, prevención, detecciones. El asunto se agrava en la última parte. Te estás olvidando de que Oyarbide es tu juez favorito. Un juez que está investigado por tres jueces federales por cohecho agravado, enriquecimiento ilícito y amenazas. Lo salvó la bancada peronista y ahora es “tu” juez favorito. Y te estás olvidando de que forman parte de un gobierno que ha desconocido ostensiblemente dos fallos de la Justicia. Uno de ellos, de la Corte Suprema, ordenando restablecer en su puesto al procurador general de Santa Cruz. Y después, ¿le vamos a echar la culpa de la inseguridad a la Justicia?"

sábado, 18 de septiembre de 2010

Limpiavidrios

Un chico de unos 11 años se acerca al auto y me ofrece limpiar el parabrisas. Le hago el gesto habilitando la acción que le garantizará una moneda. Son dos minutos de empeño, de desesperación por hacerlo bien, de lograr la transparencia deseada. El semáforo lo apura y no puede completar su trabajo a la perfección. Le doy dos pesos, me sonríe y dice: "Que Dios lo bendiga Señor". "A vos primero" le contesto.

Me voy con esa sensación de haber ayudado y con el vidrio un poco más limpio de lo que estaba. Al instante me percaté de que esos chicos no están limpiando los vidrios de nuestros autos, sino la tierra que llevamos en los ojos. Quieren que veamos, que dejemos de mirar para otro lado, que nos percatemos que aún hay voluntad por salir adelante.

Mucha gente se pone muy nerviosa y angustiada cuando los limpiavidrios se abalanzan sobre sus autos, y en general se amparan en la inseguridad, en ideologías políticas o en cuestiones de clase. Pero la reacción se debe al miedo. Miedo a tener que hacer contacto con la realidad.

¿Y si fuéramos nosotros los que estuviesemos del otro lado del parabrisas?

domingo, 29 de agosto de 2010

¿Por qué somos empleados?

"...Como en la escuela, nada me era explicado. Cuando tropezaba con dificultades en alguna tarea, se me decía que "me fijara como se había hecho la última vez". Luego de un tiempo surgió una vacante como cajero principal, la cual me fue asignada.

Pero no ponía el corazón en el trabajo. Jamás hice un pago sin la esperanza de no tener que volver a hacerlo. Odiaba mi puesto y mi trabajo. Pero ¿qué es lo que convierte a un hombre en empleado?

Es imposible hacer un empleado de un beduino, pero es sumamente fácil conseguirlo con un inglés. Lo único que es preciso hacer es dejarle caer en una familia burguesa, darle un padre que no pueda mantenerle, ni darle un capital para iniciarse, ni llevar su educación más allá de la lectura, escritura y aritmética, pero que se sienta deshonrado si su hijo elige la profesión de mecánico. En tales circunstancias, ¿ qué puede hacer el pobre diablo sino convertirse en empleado?

Y yo tambien me convertí en uno, hasta que decidí renunciar en 1876 y viajar a Londres para buscar otro destino."
_____________________________
Las palabras son de George Bernard Shaw, quien claramente encontró otro destino.
Extraído de su libro "Dieciseis esbozos de mi mismo".

miércoles, 18 de agosto de 2010

Ortografía

No sé si ustedes lo han notado, pero he comenzado a naturalizar los errores de ortografía como algo común en los demás. Más aún, ya se me ha hecho costumbre escuchar esa tendencia a justificarse de los errores con la frase: “Es que yo con la ortografía soy malísimo”.

No hablaré aquí de la gente que no ha podido acceder a la educación, ese gran grupo de seres humanos que ha alcanzado la miseria absoluta con la ayuda desinteresada de nuestros prestigiosos mandatarios. Esa clase popular está destinada al olvido literal y simbólico con una crueldad sostenida que trasciende a cualquier partido político. Hablar mal es signo de pensar mal (entiéndase a nivel abstracto) y ese es un terreno fértil para cualquier político mediocre.

Pero quiero referirme aquí a todos aquellos que han tenido la suerte de acceder a una educación secundaria y universitaria. “Profesionales” que escriben palabras como: yegando, llendo, convinar, ciensia, abilidad, companía, a ver (en lugar de haber). No hablemos de los acentos, de las comas o los puntos, de redactar una oración con significado o de no redundar. Ni soñemos con encontrar una frase alusoria o metafórica, eso ya sería demasiado.


¿Cómo puede ser que un profesional graduado a nivel universitario tenga faltas de ortografía? Es inadmisible. Si una persona no ha podido acceder a la educación y tiene faltas de ortografía, es algo absolutamente entendible y lógico. Pero una persona que se jacta de su título, de su cargo en una empresa y de su nivel de profesionalismo; no le perdono bajo ningún aspecto la comunicación mediocre, pobre en cuanto a significados, plagada de errores y redundante.
Convengamos que nadie sabe las noventa mil palabras del diccionario. Palabras como adamantino, risueño, absorto, anacrónico, hálito, zozobra; ¿cuánta gente sabrá qué significan? ¿cuánta gente sospechará que pueden llegar a significar? Y más aún, ¿por qué a nadie le interesa saberlo?

Una solución a este problema se encuentra en la lectura y el uso del diccionario. Pero también está en el sistema educativo (público y privado), el cual por no entorpecer el camino profesional de sus alumnos, hace vista gorda sobre la barbarie ortográfica que perpetran y sólo se focalizan en los aspectos técnicos memorizados, los cuales repiten como loros sin parar. Desde mi punto de vista, una fórmula química tiene la misma importancia que una regla ortográfica, un artículo de la ley que el uso de la H, una liquidación de impuestos que los sinónimos para evitar redundancias.

Somos un país que está educado para el cuatro, para zafar, para la trampa, para aprobar con el menor esfuerzo. Por eso se condena al genio, al distinto, al que sobresale. Y el que escribe bien, automáticamente se convierte en alguien “complicado”. Esa complejidad enerva, porque hace evidente la miseria linguística en la cual se mueve el resto.



Refugiarse en la frase “Lo que pasa es que soy malísimo en ortografía” habla más de un mediocre que de un ignorante. Un ignorante simplemente diría: “No lo sé”. El mediocre –en cambio- se justifica desde su propia falta de interés por querer superarse.



Desde la ignorancia podemos incorporar conocimientos, aclarar dudas, arrojar luz sobre ciertas temáticas y fomentar el espíritu crítico e indagatorio.

Desde la mediocridad, en cambio, nunca surgirá una sola idea interesante.

martes, 20 de julio de 2010

La decadencia de la amistad

"En el barrio de Flores existió una agencia destinada a ofrecer amistad a los solitarios. Fue la celebre Proveeduría de Amigos de Ocasión. Un asunto que molestaba a los clientes era el rigor de los Amigos de Ocasión en sus horarios. Cuando vencía el plazo estipulado, se terminaba la amistad. Sin saludar, los contratados daban media vuelta y se iban, muchas veces interrumpiendo una carcajada o librándose bruscamente de un abrazo fraternal.
...la Sección Niños permitía que los padres eligieran a los amigos de sus hijos, sin correr riesgo alguno. Para ello se contaba con un numeroso plantel de chicos e incluso enanos, adiestrados en diferentes actitudes.
...asimismo existía un departamento para Damas, con un amplio surtido de chimentos. Algunos malintencionados decían que las mujeres no contrataban amigas, sino enemigas, pero ese es otro asunto.
El fracaso mas estruendoso fue el de la sección Amistades Mixtas. Vale la pena -eso si- recordar lo que dijo Manuel Mandeb a una amiga suya, tal vez alquilada en la proveeduría: “Vea. Yo puedo ser su amigo si usted quiere. No trataré de seducirla ni me pondré romántico ni le haré propuestas indecorosas. Pero sepa que yo necesito que exista un amor potencial. Me resulta indispensable que exista una posibilidad en un millón de que algo surja entre nosotros. Le aclaro que es probable que si se da esa circunstancia yo salga corriendo. Pero es únicamente en virtud de esa remotísima chance que yo estoy aquí oyendo su conversación como un imbécil.”
Los Hombres Sensibles nunca fueron buenos clientes de la agencia Amigos de Ocasión. Quizás porque sus presupuestos eran muy humildes. O a lo mejor porque les gustaba que los quisieran gratis...
Manuel Mandeb pasaba largas horas en la esquina de Artigas y Morón fumando con Jorge Allen, el poeta. Muchas veces ni se hablaban. Se contentaban con saber que el otro estaba allí.
Ya en su última etapa, la proveeduría empezó a ofrecer viejos amigos. Se preparó entonces un magnifico grupo de viejos mentirosos que ante la entrada de algún candidato de cierta edad, fingían reconocerlo y le soltaban cuatro o cinco recuerdos para ir tomando confianza. Esta sección trabajaba mucho en las cenas anuales que suelen realizar los ex-alumnos de los colegios. Su misión consistía en ir reemplazando a los fallecidos y mantener siempre firme la concurrencia. Así, en cierta reunión de egresados del Colegio Nacional Nicolás Avellaneda, promoción 1921, se dio el curioso caso de que ninguno de los asistentes había pisado jamás ese establecimiento, lo que no les impidió evocar a profesores, reírse de pasadas travesuras y brindar por encuentros futuros.
Hoy cuando ya no existe la Agencia Amigos de Ocasión, vale la pena preguntarse si no será necesario inventar algo para reemplazarla. Será difícil, desde luego. Nadie podrá rescatar a los amigos perdidos. Poco podrá hacerse para librarnos de los desconocidos que llenan nuestro tiempo. En todo caso, cada uno de nosotros deberá cuidar lo poco que tenga sin componer canciones ni escribir poemas. Se trata únicamente de sentarse un rato en la vereda o de matear en silencio con los que están más cerca de nuestro espíritu.

Si uno no tiene ya a los de antes, cabe decir que tal vez existen en el mundo amigos viejos a los que todavía no conocemos. Yo mismo, las otras noches resolví salir de mi encierro y lleno de ilusiones me encamine a cierta esquina que conozco. Tenia ganas de fumar en silencio junto a tres o cuatro sujetos que se estacionan en ese lugar. Pensaba además cosechar algún guiño amistoso después de estos años en que estuve tan ocupado. Pero algo raro debe haber sucedido, porque no había nadie".
__________________________

Extraído y adaptado de "Crónicas del Angel Gris" de Alejandro Dolina.




martes, 13 de julio de 2010

El cien existe

El niño está hecho de cien. El niño tiene cien lenguas, cien manos, cien pensamientos, cien maneras de pensar, de jugar y de hablar. Cien, siempre cien maneras de escuchar, de sorprenderse, de amar. Cien alegrías para cantar y entender. Cien mundos que descubrir, cien mundos que inventar, cien mundos que soñar. El niño tiene cien lenguas, pero se le roban noventa y nueve. La escuela y la cultura le separan la cabeza del cuerpo.

Le hablan de pensar sin manos, de actuar sin cabeza, de escuchar y no hablar, de entender sin alegria, de amar y sorprenderse sólo en Pascua y en Navidad.

Le hablan de descubrir el mundo que ya existe y de cien le roban noventa y nueve.

Le dicen que el juego y el trabajo, la realidad y la fantasía, la ciencia y la imaginación, el cielo y la tierra, la razón y el sueño son cosas que no van juntas.

Le dicen en suma que el cien no existe.
Y el niño dice, en cambio, el cien existe.

Loris Malaguzzi
___________________________________
Traemos diversos talentos en nuestros genes, pero nos educan para desaprenderlos y dedicarnos a lo que no nos sale naturalmente.
El mundo nos dice lo que conviene ser para "asegurarnos el futuro".
El sueldo determina las vocaciones y los trabajos frustran las pasiones.
Casi nadie hace lo que quisiera hacer, ¿no es curioso?
Así, tenemos gente que gana poco, que no puede ahorrar, que no puede siquiera asegurarse el presente, que se aburre en su trabajo, que espera a que llegue el viernes, que sufre porque sus 14 días de vacaciones han finalizado, que espera un ascenso, que tiene que respetar a alguien por su jerarquía y que es despedido porque la empresa se va del país.
Estos simplemente son síntomas de un problema más profundo.
La gente sólo sanará cuando pueda hacer lo que le gusta.

lunes, 5 de julio de 2010

La vida tal como es

"Nadie puede saber lo que es la vida, pero sí podemos vivirla directamente. Sólo eso nos es dado como seres humanos. Pero rechazamos el regalo, no vivimos la vida directamente. En lugar de eso nos pasamos la vida protegiéndonos. No estamos dispuestos a enfrentar directamente el dolor de la vida. La vida no es un refugio seguro. Nunca lo fue y nunca lo será.

En primer lugar debemos reconocer que todos tenemos miedo. El temor fundamental es el de morir, y constituye la base de todos los demás. Este temor nos conduce a comportamientos inútiles, entre ellos el esfuerzo por proteger nuestra imagen, nuestro ego. De esa necesidad de protegernos emana la ira; de la ira emana el conflicto; y el conflicto destruye nuestras relaciones con los demás.

La vida es una serie interminable de desilusiones y es maravillosa sólo porque no nos dá lo que deseamos. Para echar a andar por ese camino se necesita valor, y muchas personas no lo logran en esta vida. Sólo unos pocos, enormemente persistentes y que ven todo en la vida como una oportunidad y no como una ofensa, lograrán comprender al final.

No existen soluciones a los problemas, porque en realidad no existen los problemas. Sólo existe la vida tal como es y sus sucesos. Los problemas surgen cuando subordinamos el momento a algo más, a nuestros pensamientos egocéntricos: ya no es este momento, sino lo que yo deseo.

Cada momento de la vida es absoluto en sí mismo; no hay nada más. No hay otra cosa aparte de este momento presente; no hay pasado, no hay futuro, sólo hay esto. Por lo tanto, cuando no prestamos atención a cada pequeño esto, lo perdemos todo. Y el contenido de esto puede ser cualquier cosa: poner la mesa, picar una cebolla o visitar a alguien que no tenemos ganas de visitar. Si pudiéramos prestar absoluta atención, nunca nos alteraríamos. Si perdemos no sólo un momento, sino uno tras otro, entonces estamos en problemas.

Preferimos la destrucción antes que cambiar, aunque somos cambio.
Preferimos morir de angustia, temor y soledad, antes que escalar la cruz del momento y dejar que mueran nuestras ilusiones.
Y la cruz es también la encrucijada, la alternativa.
Estamos aquí para hacer esa elección."
_____________________________
 
"La vida tal como es. Enseñanzas sobre Zen" Charlotte Joko Beck.

miércoles, 16 de junio de 2010

Existencialismo

En "El Existencialismo es un humanismo", Jean Paul Sartre afirma que el hombre está siempre a solas con sus elecciones. Desde una perspectiva atea, no hay una definición predeterminada de la naturaleza humana: ningún Dios o Destino creó la humanidad con un fin determinado. Negarse a elegir, o culpar a formas internas o externas de determinismo para excusarse de asumir la responsabilidad que implica el libre albedrío, también es una elección. Es lo que Sartre denomina "mala fé".
La mala fé consiste en pretender que lo que uno ES determina lo que uno HACE de una vez y para siempre. A los ojos de Sartre, el libre albedrío es posible porque lo que uno HACE define quien uno ES y no al revés.
Así, Sartre sostiene (en oposición al punto de vista de Sigmund Freud, quien afirma que nuestra conducta está determinada por nuestros deseos inconscientes), que nuestros deseos, emociones y motivos NO determinan nuestra conducta. Nadie está obligado a actuar como lo hace, y nadie puede apelar a sus deseos, emociones o motivos como una excusa.
Para Sartre, el hombre es libertad total. Toda su vida es elegir, y aún si decidiese no hacerlo, esa opción es una elección. El hombre debe elegir, y es totalmente responsable de cada elección. El hombre, por lo tanto, está condenado a ser libre. Condenado porque no se creó a si mismo, y aún así es libre; desde el momento en que es arrojado al mundo es responsable por las cosas que hace.
Pero, con la realización de nuestra libertad y responsabilidad absolutas, vienen los temores.
En lugar de vivir auténticamente, es mucho más fácil y confortable caer en la mala fé, en los antiguos roles que desempeñamos, en lo que hicieron con nosotros en la niñez, en el destino que nuestro Dios tenía prefigurado para nosotros.

____________________________________
Ser protagonista de nuestra propia vida requiere un salto de madurez intelectual y espiritual.
Desde el nacimiento, la gente se acostumbra a que decidan por ellos. La vida no les pertenece y el alma comienza a hipotecarse. Aceptan sus carreras universitarias, sus trabajos, sus profesiones, sus jefes, sus matrimonios, sus rutinas, etc. 
Pero hay algo que es cierto: cuánto más fácil es refugiarse en la sombra de lo que pudimos ser, no?
Si nos convencen los argumentos de Sartre entonces hay que empezar a elegir, y esa elección puede apuntar a repetir las mismas conductas de siempre o a apostar por el cambio.
Si lo único permanente es el cambio, ¿por qué nos empeñamos en fosilizar lo que aparentemente somos?
¿Por qué nos creemos que somos lo que somos?
¿Por que pensamos que nunca llegaremos a ser lo que quisimos ser? 
Por miedo.
¿A qué?
A decidir.

viernes, 28 de mayo de 2010

Lost

Finalizó la serie que tuvo a millones de personas durante seis años completamente perdidos.
Como reflexión general sólo puedo decir que el verdadero disfrute de la serie estuvo durante la misma y no en el final.
Esperar un final que de respuestas a todos los interrogantes es algo bastante ingenuo, porque la serie no está en el último capítulo, sino en lo que nos fue sucediendo durante las seis temporadas.
"Ah, al final estaban todos muertos" suele ser la conclusión de la gente para esta historia extraordinaria.
Y digo extraordinaria, porque es la primera vez que veo algo que sale de lo ordinario en formato de serie y desde la caja boba.
Filosofía, Psicología, Física, Química, Antropología, Sociología.
Lost engloba todas estas disciplinas -entre otras- y hace planteos que aún no fueron resueltos por la humanidad.
Las preguntas de siempre: ¿Hay un destino predeterminado? ¿Existe el libre albedrío? ¿Existe una cuarta dimensión? ¿El tiempo y el espacio pueden ser alterados? ¿Qué pasa cuando morimos? ¿Por qué estamos acá?
Por tal motivo, maldecir el final, es un error de concepto.
¿Por qué una serie que sólo ramificó problemas y preguntas de gran profundidad intelectual y espiritual iba a responderlas en el último capítulo?
Además, ¿qué responder ante la vida, la muerte, el amor, el odio, el hombre, etc?
¿Desde qué lugar se pueden dar respuestas a temáticas que llevan años sin respuestas definitivas?

Creo que LOST fue un extraordinario ejercicio de pensamiento, de decisiones morales internas, de reacciones ante escenarios adversos, de identificaciones con determinados personajes y abyección por otros, de confianza o descreimiento, de pensamientos profundos y complejos sobre el mundo y la realidad.
LOST justamente nos ha perdido en nuestros propios pensamientos y sensaciones.
Hubo que pensar y mucho.
Tal vez, ese sea el gran mérito de LOST: demostrar que la televisión puede crear historias profundas y que uno puede PERDERSE en el hecho de querer ENCONTRARSE.  

viernes, 14 de mayo de 2010

Matemáticas

"En 1931, el lógico y matemático Kurt Godel, demostró un teorema que se tranformó en un clásico de la matemática y que, por su importancia (y su exquisita belleza), se conoce como "El teorema de Godel, 1931". En él se demuestra que no todas las verdades matemáticas pueden ser alcanzadas. Más sencillamente: que en cualquier sistema que contenga la aritmética, existe por lo menos una fórmula, que, aún siendo verdadera, no podrá jamás ser demostrada. No importa cuál sea el conjunto de axiomas que se use: siempre habrá algo que, si bien es verdadero, no se puede demostrar."

Leonardo Moledo en "De las Tortugas a las Estrellas"

El Sol

"...dentro de cinco mil millones de años llegará el momento fatal en que todo el hidrógeno se habrá consumido en cenizas de helio y el Sol se quedará sin combustible. Primero se expandirá, luego tendrá un breve chispazo de vida, cuando las temperaturas permitan que arda el helio, tranformándose en carbono y, luego, la gravitación retomará su tarea: el Sol se contraerá hasta convertirse en una enana blanca, o quizás en una estrella de neutrones. Pero no veremos caer al astro rey de su trono: la Tierra se habrá evaporado mucho antes. Si sirve de consuelo, podría ser peor, ya que la muerte del sol será lenta y continua y no habrá, según se sabe hasta ahora, ni novas, ni supernovas, ni brusquedades de mal gusto que supongan un violento apocalipsis: sólo un lento, caliente y largo momento final." ´

Leonardo Moledo en "De las Tortugas a las Estrellas"
_______________________________
A pesar de este inevitable colapso sideral, la única muerte que nos afecta es la propia.
Sabernos finitos, temporales, prescindibles; es ese el gran drama de la vida.
O al menos así nos han planteado las cosas.
Cuando se apague el Sol, no habrá ni dramas ni problemas ni vida...ni muerte.
Todo lo realizado por la raza humana quedará en el olvido y este viaje habrá sido una simple casualidad del cosmos.
Con este panorama me surgen dos preguntas:
¿Cuáles son nuestros problemas? y ¿A qué le tenemos miedo?

jueves, 6 de mayo de 2010

Solidaridad Argenta

"Les voy a contar algo que habla de la solidaridad del argentino. Un chica debía afrontar un tratamiento de quimioterapia. Tenía 15 años y estaba en el secundario. Como era de esperar, el tratamiento tendría sus consecuencias y una de ellas sería la pérdida de cabello. Para esta chica esa situación estaba clara y era consciente de que no había otra salida. Lo único que le pidió a sus padres es que cuando llegase ese día no la llevaran al colegio ni nada parecido. Quería enfrentarse sola con la reacción de todo el mundo. Y ese día llegó. Nuestra amiga perdió el cabello y debió salir a la calle para dirigirse al colegio. Al llegar, como todos los días, vió que sus amigas no estaban en la puerta ni en el patio. Entonces subió las escaleras para dirigirse al aula. Al abrir la puerta se encontró con un escenario que jamás podría haber imaginado. Todas sus amigas se habían rapado."

Anécdota comentada por Juan Carr en el programa radial "Basta de Todo", emitido por Metro 95.1 el día 07 de Abril de 2010.
____________________________
Tuve la suerte de escuchar esta historia en vivo mientras manejaba.
El final me dejó -como a muchos oyentes- absolutamente sensibilizado.
Cuanta comprensión, solidaridad, amor, ausencia de ego y sentimiento de amistad.
Quizás el gran salto como sociedad y nación lo demos cuando en lugar de pisar la cabeza ajena nos rapemos la propia, no?

martes, 4 de mayo de 2010

PsicoNeuroInmunoBiología

Más de 25 años ejerciendo de cirujano. ¿Conclusión?
Puedo atestiguar que una persona ilusionada, comprometida y que confía en sí misma puede ir mucho más allá de lo que cabría esperar por su trayectoria.

-Usted se dedica a la Psiconeuroinmunobiología, ¿de qué se trata?
Es la ciencia que estudia la conexión que existe entre el pensamiento, la palabra, la mentalidad y la fisiología del ser humano. Se ha demostrado que un minuto de pensamientos negativos deja al sistema inmunitario en una situación delicada durante seis horas. El distrés, esa sensación de agobio permanente, produce cambios muy sorprendentes en el funcionamiento del cerebro y en la constelación hormonal.

-¿Qué tipo de cambios?
Tiene la capacidad de lesionar neuronas de la memoria y del aprendizaje localizadas en el hipocampo. Y afecta a nuestra capacidad intelectual porque deja sin riego sanguíneo aquellas zonas del cerebro más necesarias para tomar decisiones adecuadas.

-¿Tenemos recursos para combatir al enemigo interior, o eso es cosa de sabios?
Un valioso recurso contra la preocupación es llevar la atención a la respiración abdominal, que tiene por sí sola la capacidad de producir cambios en el cerebro. Favorece la secreción de hormonas como la serotonina y la endorfina y mejora la sintonía de ritmos cerebrales entre los dos hemisferios.

-¿Cambiar la mente a través del cuerpo?
Sí. Hay que sacar el foco de atención de esos pensamientos que nos están alterando, provocando desánimo, ira o preocupación, y que hacen que nuestras decisiones partan desde un punto de vista inadecuado. Es más inteligente, no más razonable, llevar el foco de atención a la respiración, que tiene la capacidad de serenar nuestro estado mental.

-¿Dice que no hay que ser razonable?
Siempre encontraremos razones para justificar nuestro mal humor, estrés o tristeza, y esa es una línea determinada de pensamiento. Pero cuando nos basamos en cómo queremos vivir, por ejemplo sin tristeza, aparece otra línea. Son más importantes el qué y el porqué que el cómo. Cuando nuestro cerebro da un significado a algo, nosotros lo vivimos como la absoluta realidad, sin ser conscientes de que sólo es una interpretación de la realidad.

-¿Podemos cambiar nuestro cerebro con buenas palabras?
Santiago Ramón y Cajal, premio Nobel de Medicina en 1906, dijo: "Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro". Según cómo nos hablamos a nosotros mismos moldeamos nuestras emociones, que cambian nuestras percepciones. La transformación del observador (nosotros) altera el proceso observado. No vemos el mundo que es, vemos el mundo que somos.

-¿Hablamos de filosofía o de ciencia?
Las palabras por sí solas activan los núcleos amigdalinos. Pueden activar, por ejemplo, los núcleos del miedo que transforman las hormonas y los procesos mentales. Científicos de Harward han demostrado que cuando la persona consigue reducir esa cacofonía interior y entrar en el silencio, las migrañas y el dolor coronario pueden reducirse un 80%.

-¿Por qué nos cuesta tanto cambiar?
El miedo nos impide salir de la zona de confort, tendemos a la seguridad de lo conocido, y esa actitud nos impide realizarnos. Para crecer hay que salir de esa zona.
__________________________________

Entrevista a Mario Alonso Puig (Cirujano Español y Autor del libro “Madera de líder”).

lunes, 3 de mayo de 2010

La Inteligencia del Hormiguero

Una colonia de hormigas puede descubrir colectivamente el sendero más corto hacia una fuente de alimento. En la mayoría de los casos, la colonia selecciona la más corta porque las hormigas emiten una feromona que atrae a otras hormigas. Si dos de ellas abandonan el nido a la misma hora y emprenden diferentes caminos hacia una fuente de alimento, la que siguió la ruta más corta iniciará el regreso antes, y su camino estará marcado con el doble de feromona (ya que lo está recorriendo y marcando por segunda vez). Sus compañeras de hormiguero se orientarán hacia el sendero más corto, debido a la mayor concentración de feromona. Y cada hormiga adicional que lo siga aumentará la atracción de ese camino.

En una época en que el mundo se vuelve cada vez más complejo, ninguna persona puede comprender individualmente todo lo que sucede. Cuando la abundancia de información, y no su falta, determina nuestras vidas, la inteligencia del hormiguero ofrece una vía alternativa para diseñar sistemas más eficaces en la toma de decisiones.

Los hormigas se destacan por su autonomía, confianza mutua, trabajo en equipo y funcionamiento distribuido.

Los humanos, en cambio, hemos reemplazado algunas de estas cualidades por el verticalismo, el control, la programación y la centralización.

¿Cuál es la especie que ha evolucionado entonces? 


Individualidad

Otto Kernberg subraya la importancia de la capacidad de tolerar la individualidad del amante. “La persona amada se nos presenta simultáneamente como un cuerpo en el que se puede penetrar y una conciencia impenetrable” o, dicho de otro modo, hasta la unión más estrecha contiene siempre un elemento de separación. “El amor consiste en la revelación de la libertad de la otra persona”, una comprensión casi siempre dolorosa porque nos obliga a hacer frente a nuestros deseos más posesivos.
____________________________
¿Se puede respetar la libertad del ser amado?
¿Estamos capacitados emocionalmente para aceptar que el otro es para sí mismo antes que para nosotros?
¿Podemos caminar juntos sin devorarnos los espacios?
Claro que se puede, pero entonces no estamos hablando de una pareja.

domingo, 11 de abril de 2010

Francella

Ricardo Héctor Francella falleció un día de 1981. A su hijo Guillermo se le nubla la mirada cuando lo recuerda. Sufre por no tenerlo. Y sufre porque su padre no pudo ver nada de lo que vino después...Guillermito quería ser actor, y era común que su papá le dijera: "Che Alcón, vení", "che Alcón, ¿vamos a la cancha?". Francella se ríe con candor de niño cuando lo recuerda. "Alcón, me decía... El me cargaba", y ahora lo dice con el tono con que podría estar diciendo: qué pena inmensa que ya no está.

En julio de 2010 subirá a escena con Los reyes de la risa , del dramaturgo norteamericano Neil Simon. La va a hacer con el mismísimo Alfredo Alcón.

¿Cómo se explica esta jugada del destino?

"Hubo mucha búsqueda. Mucha tenacidad y mucha convicción. También una gran cuota de suerte. Pero creo mucho en los objetivos trazados. He tenido un deseo ferviente de que me pasen cosas. Fui muy tenaz toda la vida. Para todo. Yo no conozco otra manera de hacer esto. Para mí, cuando me dan un papel tengo que dejar la vida..."
_____________________________

Las cosas suceden cuando uno cree en ellas.
Para llegar adonde queremos hay que visualizarlo sin miedos.
La tenacidad es la manera y la convicción es el secreto.
Hay que dejar la vida en cada acto.
¿Acaso hay otra manera de vivir?

Ideas

"...hace muchos años, en una ruta de los Estados Unidos, en el paragolpe de un auto leí algo que me pareció extraordinario. Tan es así que lo copié en la primera página del primer libro que escribí. Decía lo siguiente: “La gente grande (en el sentido de grandeza) habla sobre ideas. La gente promedio, habla sobre cosas, objetos. Y la gente pequeña habla sobre otra gente” ¿Comprendés, no?

Por supuesto que si hablamos de amigos comunes estamos hablando de gente y también podemos mencionar una casa, una mesa, un árbol y estamos hablando de objetos. Pero en el promedio pasamos más tiempo discutiendo…¿sobre qué? Yo quiero discutir sobre ideas. Quizás en un primer momento algunas puedan no interesarme pero contame cuál es la idea, de qué se trata y eso es lo que yo creo que puede salvarnos".

____________________________

Adrián Paenza, en entrevista con Diario Perfil del 11 de Abril de 2010.

sábado, 10 de abril de 2010

Cosas Grandes

Assesment Center para posición de Telemarketer. Los postulantes se presentan. Cuentan quienes son o quienes creen ser. Nadie dice nada demasiado interesante, algo que haga vibrar el alma. Pero allí no se debe buscar eso, sino capacidades profesionales.
Sin embargo, una persona cierra su presentación personal con una frase que conmueve.
Se trata de un joven de un país latinoamericano, que está lejano a su tierra y su gente, en busca de un empleo que le permita costear sus estudios y proyectar una vida.
Su frase fue: "La vida está para hacer cosas grandes."
______________________
La ambición está más allá de los puestos laborales.
La claridad de conceptos excede al salario percibido.
La necesidad de dejar huella se lleva dentro del espíritu.
No se trata de tener prepaga y bonus asegurado, sino de "hacer cosas grandes".
O al menos, intentarlas.
¿Habrá Gerentes que puedan conmovernos como este aspirante a Telemarketer? 

¿Qué somos?

"Somos materia estelar que ahora apunta hacia el espacio. Somos los herederos de cuarenta mil generaciones. Los átomos que nos forman se fabricaron alguna vez en el interior caliente de las estrellas y por lo tanto nuestra misma existencia y futuro están ligados al cosmos. Es posible que el Universo esté habitado por seres inteligentes. Pero no habrá humanos en otros lugares. Solamente aquí. Somos no sólo una especie en peligro sino una especie rara. En la perspectiva cósmica, cada una de nosotros es precioso. Si alguien está en desacuerdo contigo, déjalo vivir. No encontrarás a nadie parecido en cien mil millones de galaxias."


Carl Sagan

Planes Trabajar

"Todo lo que una persona recibe sin haber trabajado para obtenerlo, otra persona deberá haber trabajado para ello, pero sin recibirlo. El gobierno no puede entregar nada a alguien, si antes no se lo ha quitado a alguna otra persona. Cuando la mitad de las personas llegan a la conclusión de que ellas no tienen que trabajar porque la otra mitad está obligada a hacerse cargo de ellas, y cuando esta otra mitad se convence de que no vale la pena trabajar porque alguien les quitará lo que han logrado con su esfuerzo, eso mi querido amigo, es el fin de cualquier nación. No se puede multiplicar la riqueza dividiéndola”.

Dr. Adrian Rogers (1931)
----------------------------
Ya lo dijo el General: "Es obligación del gobierno generar trabajo digno para su pueblo. Es inadmisible que un país rico como el nuestro tenga gente pobre y desocupada."
Se ve que no lo han escuchado.

sábado, 3 de abril de 2010

Cumplir Años

¿Por qué decimos que "cumplimos" años? Seguramente porque hemos sumado la cantidad de días necesarios para alcanzar una suma determinada. Matemática pura, de la vida poco y nada. Cumplir años suena a una condena irremediable. La sentencia está "cumplida", usted ahora tiene tantos años. ¿Qué nos dice eso sobre lo vivido, lo experimentado, lo aprendido? Nada.

Ahora bien:
¿Hemos "cumplido" con los años que vivimos?
¿Hemos vivido todos los días para decir que "cumplimos"?
¿Se festejan los años "cumplidos" o los sueños "incumplidos"?
¿Se celebra el tiempo que pasó o el que está por venir?
¿Es un premio por haber llegado? ¿Adónde? ¿Para qué?

Más que "cumplir" años, deberíamos enfocarnos en "cumplir" sueños.
Dentro de los 32 años que he vivido, he logrado muchos de mis sueños y sé que muchos otros estarán por venir.
He aprendido que no todos los sueños pueden cumplirse, pero que uno tiene la obligación de jugarse por ellos.
He aprendido que no debo cumplir años "por cumplido", sino cumplir sueños por obligación.
He comprendido que la maduración no llega con los años, sino con las experiencias vividas.

La vida de un hombre sólo cobra sentido cuando logra acariciar un sueño.
Y para alcanzarlo hay que dejar de "cumplir" con ciertas cosas, por ejemplo, los años.

domingo, 28 de marzo de 2010

Las emociones

Reverenda tontería lo de la inteligencia emocional y sus prácticas escolares para educar las emociones. Estas últimas se generan en el sistema límbico, la zona más arcaica del cerebro y el razonamiento en la zona prefrontal. En cuanto actúa la inteligencia la emoción desaparece, es cierto, pero para que ello suceda la emotividad debe ser lo suficientemente descargada.

No hay emociones positivas y negativas, ni ninguna comprobación de laboratorio que haga predecir que alguien no puede enfermarse en los mejores momentos de su vida ni estar bien físicamente en los peores de ellos. La única emoción dañina es la que no se expresa, y esa energía elige un órgano para depositarse.

Oriente habla de cinco mil emociones, Occidente solo conoce cuatro o cinco, la más famosa es el amor y la más difícil de sentir.

La diferencia entre un sentimiento y una emoción es que el primero perdura en el tiempo y la segunda explota en ese mismo instante.

Reprimirse, excitarse sexualmente y auto-insatisfacerse con una excreción muy parecida a las lagrimas. Sentir felicidad y tener que disimularla para no despertar envidia. Sentir alegría y no poder expresarla ante un interlocutor que se siente mal por otras cosas personales. Sentir humillación y dibujar una sonrisa ante la autoridad. Sentir furia y no expresarla para no perder el modo (es prolijo socialmente, pero es dañino interiormente).

Decir sí por no y no por sí.
Irse, cuando uno desea quedarse.
Quedarse cuando ya no se aguanta más.
Todo eso es lo malo de la emoción. 

Si un hombre pierde el paso y se cae, lo hará hacia el machismo, y no teniendo conductas femeninas. Si una mujer pierde el equilibrio debería recurrir a lo más ancestral de lo femenino y no copiando conductas masculinas. He visto pelearse parejas como dos señoritas o como dos hombrotes.

En una relación ambos están autorizados al desequilibrio emocional, la única condición es
que si se vuelven locos, lo hagan de a uno por vez. Así, uno expresa y el otro contiene. Si alguien cree que eso no se puede, ha cerrado el camino de la convivencia.

________________________
 
Extraído del Blog del Dr. Hugo Finkelstein.

miércoles, 24 de marzo de 2010

Día de la Memoria (Selectiva)

Hoy celebramos el Día del Golpe Militar para recordar a todos los "compañeros desaparecidos". Es un día para luchar "por la verdad y la justicia". Una jornada para recordar que "los derechos humanos son de todos y para todos".
Para todos los que no vivimos esa época, al menos con una edad suficiente como para comprender el contexto, tuvimos que nutrirnos de las opiniones de nuestros mayores y los libros.
Si bien no hace falta leer o escuchar demasiado para comprender que las acciones perpetradas por las fuerzas militares fueron absolutamente inadmisibles; uno no puede dejar de ejercer un pensamiento crítico sobre la historia e indagar más profundamente en algunos hechos.  

Más allá de las diversas posiciones u opiniones a favor, neutrales o en contra de esta década oscura; mi gran preocupación es la instalación del pensamiento maníqueo como única forma para desentrañar y explicar nuestra historia. 
¿No será un reduccionismo vulgar quedarnos en los buenos y los malos, los asesinos y los idealistas, los justos y los inmorales?
¿No será que ese reduccionismo del lenguaje proviene de un pensamiento poco instruido, limitado, ignorante de su ignorancia y por sobre todas las cosas intolerante?
El maniqueísmo de los adjetivos, nos obliga a elegir entre un bando o el otro.

Hoy es el Día de la Memoria, y ya que estamos me pregunto: ¿cuándo se acordarán nuestros "buenos e idealistas" dirigentes de los argentinos que viven en la más extrema pobreza hace cientos de años?

Parece ser que la memoria sigue siendo selectiva.

martes, 23 de marzo de 2010

Arpa

Martes 17.30 y la calle Florida brinda otro de sus espectáculos magistrales y gratuitos.
Un brillante ejecutor de Arpa deleita a los oficinistas apesadumbrados que intentan escapar a sus domicilios.
Perplejos, se detienen a escuchar el sonido cautivante de este particular instrumento.
Es el bálsamo perfecto para cerrar un día de problemas y dificultades.
Las cuerdas transportan a los presentes a una atmósfera de tranquilidad donde es inevitable caer en la siguiente frase:
- "Como me gustaría tocar el arpa y dejar de trabajar en esta oficina".
El intérprete callejero lo escucha y piensa para sus adentros:
-"No se preocupe amigo, tiene toda la eternidad para tocar al arpa".
______________________
¿Cómo será el cielo de los oficinistas?
¿Y más aún, cómo será el cielo de los que tocan el arpa?
¿Estarán condenados a realizar trámites entre las nubes y reportar a Dios?

Lo cierto es que nadie escapa al arpa, ni a los trámites, ni a los jefes estúpidos.
Ya sea en la tierra o en el cielo, nos llegará nuestro momento.
No hay escape, porque no hay "afuera".

jueves, 11 de marzo de 2010

Tachero

Subo a un taxi a las 8.30 am.
A mitad de camino el conductor enciende un cigarrillo.
Detenidos en la calle Maipú y con la ventanilla baja, observa a un encargado de edificio que también se encontraba fumando.
Lo mira con frontalidad y le dice: "Vamos a quedar como Sandro".
El otro devuelve una mirada cómplice y retruca: "Pero por ahora seguimos regalando rosas".

Ambos ríen como si se conocieran de toda la vida. Comprenden que existe un léxico común y popular que les pertenece.

El semáforo da la luz verde y se saludan con efusividad.
Se alegraron el día, y a mi también.

viernes, 5 de marzo de 2010

Dejar de Hacer

“Sé paciente, no hagas nada, deja de luchar”. Este consejo resulta desalentador y, por tanto, impracticable, porque solemos olvidarnos de que nuestra propia actividad es la que estructura la realidad. Creemos que, si no nos esforzamos, no ocurrirá nada y sufriremos. Pero, quién sabe, la realidad está en movimiento y al cabo de un tiempo, podemos formar parte de ese movimiento. A fin de cuentas, uno no puede saber nada de forma definitiva.

(Paul Goodman)
__________________________
No se trata de hacer fuerza para que el destino nos haga un guiño.
No se trata de luchar para que todo cambie algún día.
Debemos invertir ese paradigma mental con el que fuimos educados y que pregona: "Tenés que trabajar duro y sacrificarte para lograr tus metas y objetivos".
Si bien el mensaje es correcto, no debemos creer que la realidad se construye a partir de nuestros esfuerzos y férrea disciplina.
No es así cómo funciona el mundo de lo real.
La realidad se construye porque estamos aquí y ahora, presentes, reales.
La realidad es la capacidad de experimentar lo que sucede.
Hay que dejar de "hacer" cosas para vivir.
Nuestra misión es empezar a "ser"... y algún día podremos decir que hemos vivido.

Soltarse

El budismo tibetano considera los momentos de desconocimiento en los que la mente se libera naturalmente de sus amarras – como ocurre durante el orgasmo, en el momento de la muerte, al entrar en el sueño o al despertar – como oportunidades muy especiales para la realización. Ocasiones en las que desaparecen espontáneamente los velos que impiden el conocimiento y resplandece la luminosidad subyacente de la mente. Pero nosotros nos resistimos a experimentar esa mente en todo su esplendor porque tenemos miedo a soltarnos y porque aventurarse requiere de una confianza que la mayor parte de nosotros perdió en la infancia.
____________________________
Nos pasamos la vida evaluando cuanto podemos perder con nuestras decisiones.
Elegimos en base al riesgo y al miedo; dejando de lado la importancia de la experiencia.
Planificamos la vida, pero jamás la experimentamos.
Como dijo un Beatle: "La vida es lo que te sucede mientras te empeñas en planificarla."
¿Cuál es la verdadera vida?
¿La que nos sucede o la que planificamos?